La colección prehispánica que la Fundacion Ruta Maya tiene bajo su custodia, ha sido consagrada recientemente, en dos ceremonias solemnes realizadas por Aj'qij'ab de Chimaltenango y Sololá, respectivamente.

La primera en este año se llevó a cabo el jueves 8 de julio de 2019, presidida por los Aj'qu'ij ab de Chimaltenango, antes de la apertura de la exposición "Las Imágenes de los Dioses Mayas en el siglo XVI: El Encuentro de Dos Mundos" en el Centro de Formación de la Cooperación Española en Antigua Guatemala (la exposición abrió al público el 16 de julio y estará abierta hasta el 1 de marzo de 2020).  Para este evento  se  requirió retirar la cubierta de las vitrinas para facilitar la comunicación entre los objetos/abuelos, las personas y los ancestros. El altar principal -con flores, frutas y velas- fue colocado fuera de la sala de exposición. Dentro de la sala, en cambio, las vitrinas fueron rodeadas con pino y petalos de rosas, así como con velas de arrayán (que no despiden humo) y ofrendas de chocolate y pan dulce, las cuales fueron colocados al frente de algunas vitrinas y piezas seleccionadas. La ceremonia fue un evento privado al anochecer, extendiéndose hasta pasada la medianoche.

 

La segunda se levó a cabo el domingo 18 de agosto de 2019 en las instalaciones de la Fundación, siendo esta una ceremonia de "petición de permiso" a los Abuelos previo a realizar la investigación de los instrumentos musicales / sonoros prehispánicos, bajo el cuidado de la Fundación La Ruta Maya.  La ceremonia fue presidida por la Nana Blanca Estela Colop, de Sololá, en conjunto con los investigadores. En esta oportunidad fue una "ceremonia de agua", en la cual se colocó un cuenco con agua y ofrendas de flores, núcleos de obsidiana, cristal de roca (cuarzo) y un núcleo grande de obsiana verde de Pachuca, al centro de una mesa. Como característica espercial, se hizo sonar un caracol a manera de trompeta hacia los cuatro puntos cardinales, así como algunos silbatos.

No es primera vez que la colección ha recibido la visita de guías espirituales mayas con el objetivo de "despertar" los objetos prehispánicos. en ofecto, el objetivo -de acuerdo a la cosmovisión maya- es "revivirlos" para que cumplan su función y "liberar el conocimiento y protección" de los ancestros.  La primera vez, en el año 2011, la colección fue visitada por las autoridades de la Municipalidad Indígena de Santo Tomás Chuwilá, Chichicastenango en las oficinas de la Fundación, mientras que en el año 2013, se realizó una ceremonia previo a la exposición "El Mundo del Artista Maya" en el Centro Cultural Casa N'oj de Quetzaltenango, presidida por el Aj'quij Carlos Morán.
 
Con actividades como esta, la Fundación La Ruta Maya cumple su compromiso de divulgar y poner en valor el patrimonio cultural de la Nación y a hacer accesible la colección prehispánica a la sociedad, respetando la función antigua y moderna que cada objeto prehispánico trae inherente a su naturaleza y origen.